miércoles, 19 de agosto de 2009

Romanticismo en la tormenta: El lector






Anoche ví El lector, la película basada en la exitosa novela del alemán Bernhard Schlink Este film goza del aplauso de parte de la crítica y del repudio de otros. Sin embargo, recibió nominaciones en varios festivales y un Oscar para Kate Winslet. (Yo sabía que la sacaba de algún lado, claro, es la piba de Titanic). El lector narra con gran eficacia la relación erótica de Hanna, una revisora de tranvías en la Alemania post guerra con un pibe de 15 años.

Desde luego, ella conoce de sobra las artes amatorias y él nada. Un acierto es la naturalidad con que se dá esta desigual relación, tema recurrente en la narrativa de la Europa de postguerra. El filme ha sido mal recibido en EEUU, no tanto por los desnudos de Kate Winslet sino por una cierta redención que hace de uno de los culpables del Holocausto.

Este es el tema de la nota. Es éticamente aceptable la simpatía hacia un genocida? Puede el arte tratar de entender lo que sucede en la mente de una persona que activa o pasivamente obedece una orden de asesinato masivo?


Sartre plantea el asunto de los caminos de la libertad. El existencialismo europeo, justo en los años 50, recalca el obvio hecho de que siempre somos libres. La obediencia debida entonces se vuelve una entelequia. Se puede matar a cientos de personas para hacer puntos o ganar estrellitas en el trabajo. Pero a filiosofía desde Nitsche dice: siempre sos libre. Para obedecer o escapar. Libre hasta para morir.

Es cierto que el film intenta preguntarse porque actuaron así los miembros de nacional socialismo, porqué una de las naciones más cultas del mundo pudo incluir las maneras más atroces?


Es buena la pregunta. Lo que no convencen son las respuestas. Cuando el juez interroga a Hanna porqué había dejado que ardiera una iglesia donde había cientos de prisioneras, ella contesta simplemente. Si yo hubiera abierto la puerta, ellas habrían escapado. Yo era la guardia. Era mi trabajo.


Digo que el problema de este tipo de obras es moral. Desde el plano estético, no queda dudas que el riesgo que implica poner al espectador en el la piel de alguien como la protagonista, es un éxito seguro. Y si te quedan dudas, alquilá en tu video club Portero de Noche, de Liliana Cavanni. Es que el arte mismo es desde Poe, y mucho antes, una técnica del estremecimiento.(Q)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Oveja Negra dijo en Facebook sobre esta nota: Quiza la pelicula plantea cosas mas alla de la misma trama. Yo cuando la vi, mas alla de reflexionar acerca de las curvaturas de kate, me quede pensando como nosotros muchas veces creemos estar del lado "bueno", quiza la moral es simplemente una cosmovision compartida entre la gente de tu entorno. Quien me asegura a mi q los argentinos somos los ... Leer másmalos de la pelicula en muchas cosas, o que los q tenian razon eran los japoneses, vietnamitas y cuanto enemigo se nos ha "creado" para satisfacer nuestra ansia de sentirnos los buenos de la pelicula. Obviamente no justifico el accionar del nacional socialismo en ninguno de sus aspectos, pero si planteo una reflexion acerca de estar del otro lado del espejo para no sentirnos nosotros los liberadores y portadores de la verdad...

Quintana dijo...

Oveja, para ser sincero, la frase de Nitzsche no es textual,,, quizá me la poeticé honestamente... pero creo que igual vale,,, interpreta su filosofía y es adecuada para el caso,,, siempre sos libre. Para obedecer o escapar. Libre hasta para morir.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Oveja Negra. No se refiere a libertades, sino a una cosmovisión particular compartida, que determina que algo parezca absolutamente natural para unos; mientras que para otros, eso mismo reviste un acto de crueldad horripilante. Podrían haber hecho otra cosa (como dejar la puerta abierta para que escaparan) pero jamás se lo plantearon. Desde SU visión ¿porqué habrían de hacerlo?
Técnicamente la libertad de acción -a la que refiere Sartre- existió, pero se trata de otra mentalidad (Gombrich entre otros). Por lo que no hablamos de alguien que temió las represalias de su jefe (por poner una excusa) sino de quien lo toma como algo completamente "natural" y hasta rutinario.

Saludos, MetalNight.

Quintana dijo...

asi es, simplemente,,,Hanna dijo, yo era la guardia... de cualquier modo, el novelista hace asumir a la protagonista su culpa al estilo japonés... suicidio y redencion... Es muy buen argumento, estoy por comprar la novela, porque tiene la virtud de tener multiples lecturas,,,

Quintana dijo...

una cosa más, y aqui Sartre de nuevo, los caminos de la libertad llevan irremediablemente a asumir las consecuencias... aunque la obra hace que la responsabilidad colectiva atenúe la individual... en uno de los primeros diálogos, ella dice que esa relación erótica con el pibe no le es importante, porque él no tiene poder... el poder, engañoso argumento para esconder reponsabilidades... el poder, enemigo de la libertad=?