miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Qué esconde tu foto de perfil Facebook?

 









 Amig@s en la red: pese a la diatriba que me mando aquí, quiero aclarar que los quiero igual, con foto o sin foto, sólo que a veces no sé a quién estoy queriendo...

Vamos a tener que prestarle más atención a las fotos de nuestro perfil. Dice un artículo que en el rostro se nota cuales son nuestras inclinaciones. Por ejemplo, la fidelidad y la capacidad de comprometerse. Esto en base a un estudio de una universidad inglesa.
Es curioso como mucha gente se inclina por poner una "Avatar". Prefieren un personaje de ficción, una flor o un gato en lugar de su propio rostro en su perfil de Facebook. ¿Qué pasa muchachos y chicas, esconden algo? 

Como tu amigo en la red, tengo derecho a saber quien sos!
Vamos, no creo que tengas tanto que esconder. O bueno, sí, algunos sí, pero recuerden que la lectura de los rostros recién empieza y no es un ciencia exacta. Además, nadie vá a darse cuenta de lo que hiciste anoche. 

Y respecto a las dudas sobre si sos fotogénico, si crees que sos feo, si te duele la cara, hacételo ver con tu analista. Tus amigos virtuales necesitamos saber quien sos y qué pretendés y eso no se sabe chateando, sinó mirando tu rostro. Vamos, anímete a dar la cara.Todos tenemos un lado bueno.

No te enojés si no te saludo en la calle!

  Si yo tengo asociado tu nombre a un muñeco de peluche, porque hace un año que te veo en facebook, es muy difícil, cuando no imposible, que me dé cuenta que vos sos vos.  A menos que vea pasar un muñeco de dos metros con tu imagen.

Y no me reproches que vos me reconocés. Eso es algo maravilloso y me alegra el día. Pero es así, porque pese a que mi hocico me tiene cansado, me lo banco.

Siempre hice propaganda de mi cara en facebook, es una de las marcas, uno de los estigmas que tiene que arrastrar una persona toda la vida,  es como el nombre y apellido.

Me parece que si te estás comunicando,  dar la cara es de un mínimo respeto. Y voy a seguir con esto, aunque estoy seguro que  mis rasgos tienen muchas cosas que preferiría que no leyeras en ellos. (Q)

 




Nota : El estudio en que baso mis delirios, lo saqué de aquí. La nota lleva el título de "El rostro es el espejo del sexo".Según el estudio británico dirigido por la Universidad de Durham y realizado con 700 voluntarios heterosexuales, se llegó a la conclusión de que los adultos jóvenes pueden percibir la actitud de otra persona hacia las relaciones sexuales con sólo mirarla a la cara.

martes, 28 de septiembre de 2010

Un wisky sobre la tumba de mi padre

 


 Ayer pude pagar una deuda con el Parque de Descanso, al menos de la parcela donde descansa el cuerpo de mi padre. Además cancelé a perpetuidad los gastos por mantenimiento. Quedan otros temas familiares que resolver, pero aún en asuntos de difuntos, es bueno ir paso a paso.

Siempre es feo el tema de la muerte. Mejor no hablar de él pensamos, pero, que te puedo contar, ahora que cumplí, que le dí tranquilidad eterna a sus huesos, puedo alejar el gesto incriminatorio de mi viejo, que me reprochaba, cada vez que no pagaba la cuota de su, llamemoslo, Club Social. Me veo tentado a decir que lo embromé, que ya no me puede reprochar nada. Pero no es así, simplemente cumplí con él.

Ayer, que hice el pago, fue un día bien primaveral, y aunque no me creas, haber honrado las deudas que pesaban sobre los restos de su cuerpo, me hace sentir más liviano.

Es posible que anoche, que me mandé una sobredosis de wisky, él me haya ayudado, porque el vaso bajaba más rápido de lo normal. Aunque en vida, esa bebida no lo atraía, quizá la muerte lo cambió. Es posible, así lo sentí yo, que mi viejo, o su espectro, me acompañó a escuchar blues hasta las tres de la mañana. (Q)

lunes, 20 de septiembre de 2010

Lecturas olfativas







Uno de los libros que más me impresionó fué "El perfume, historia de un asesino". Es la primera novela del escritor alemán Patrick Süskind, publicada en 1985 bajo el título original Das Parfum. Me impresionó porque, cuando creía que nada nuevo podía pasarme al leer, puso en movimiento un sentido que nunca había asociado con la lectura, el olfato.

Como ésta es la respuesta a un amigo lector que quería algunas recomendaciones de libros que nos hubieran flasheado, (yo traduje "flashear" como "impresionar") me puse perfeccionista. Suponiendo que cada palabra significa aproximadamente algo, estuve buceando. "Impresión es el efecto que causa en un cuerpo otro extraño." Aunque no es alta literatura, la novela me golpeó, literalmente, en la naríz.

Impresión me han causado algunos libros, entre miles. Un caso básico, típico de adolecente, fue "Las moscas" de J. P. Sartre y por supuesto "La metamorfósis" de F. Kafka. Me doy cuenta que lo que llamamos "impresión" en una obra, tiene siempre algo que ver, íntimamente, con nuestra parte animal.

El Perfume no es ni por asomo, el mejor libro que he leído, pero sí el más olfativo. Si la pregunta no hubiera incluido el flash o impresión, otros libros hubieran estados en la respuesta. Pero si sigo con estas disquisiciones obvias, esta nota  vá a empezar a oler mal (Q)

domingo, 29 de agosto de 2010

Mendoza, una ciudad fragmentada








Un flashforward es una visión repentina del futuro. En este flashforward nuestra ciudad  tiene una enfermedad terminal. Eso, claro, ocurre en el futuro. Todavía no hemos llegado a ese estado, pero si la visión se cumple, Mendoza pasa a terapia intensiva. Como muchas otras ciudades en el mundo.

Síntomas de enfermedad sobran en el cuerpo urbano. Como en las novelas de ciencia ficción, el futuro se puede cambiar, pero sólo a costa de decisiones enérgicas, sin medias tintas, a veces heroicas. Si nos hacemos los distraídos, la ciudad será tarea de forenses. 

La ciudad que vimos en nuestro flashforward, tiene puesta una fecha de vencimiento. Vimos basura por todos lados, caos en el tránsito, árboles secos, demoliciones a troche y moche, urbanizaciones como fortaleza. Uno sabe que vamos en ese sentido. Si las cosas siguen así nos encontraremos inexorablemente con la pérdida de la calidad de vida. 

¿Qué podemos hacer para evitar el colapso? Lo primero, es tener claro que una ciudad no puede tener límites institucionales rígidos. La existencia de cinco o seis administraciones municipales en un sólo núcleo urbano, tuvo sentido en el siglo diecinueve, con grandes espacios entre los villas cabeceras. Hoy es una aberración que impide cualquier acuerdo.

 






La fragmentación como un problema del cuerpo 

La Ciudad de Mendoza es apenas un damero de treinta por treinta cuadras, pequeña cabecera autónoma y autárquica. Rodea a este núcleo, el cuerpo urbano, Guaymallén y Las Heras Godoy Cruz, departamentos donde vive la mayoría de la población. Este cuerpo extiende sus miembros en Luján y Maipú. 

La ciudad es un organismo vivo. Todo lo que debe fluir, fluye inevitablemente, fluye como puede. El agua, el tránsito, la vida, el crecimiento, las industrias, el turismo, el trabajo, la vivienda. Nada obedece los límites de una forma arbitrariamente impuesta.

Entre la necesidad de fluidez y los cortes que se producen en el cuerpo, Mendoza crece como puede. En todo caso, este ser se va transformando, mal que nos pese, en algo parecido a la aberración de Frankenstein. Y las cicatrices urbanas empiezan a notarse. Es pretencioso y dañino mantener este sistema municipal mal zurcido, con una población que pronto llegará al millón de habitantes. Es la causa principal de la enfermedad que vamos engendrando. Ejemplos sobran.
 
Para aprobar la apertura de una calle deben participar tres municipios con sus Concejos Deliberantes. Esto es, dieciseis por tres voluntades, que se dividen de acuerdo a intereses políticos, barriales, privados, gremiales, etc, etc. ¿Quién puede transformar la ciudad cuando se necesitan los brazos levantados, la conformidad, de medio centenar de personas? 

La ciudad es una sola pero fragmentada. Los interéses y la visión de los ediles de Godoy Cruz, Capital, Guaymallén, Las Heras, Luján, Maipú, son necesariamente diferentes. ¿Cómo conciliarlos? Es claro que el eje pasa por la cuestión municipal.

Una nueva legislación que unifique administraciones, es el primer paso. Es posible que seamos escépticos ante esta alternativa, porque nadie quiere perder su cuota de poder. Claro, los mismos que deben legislar son los que deben correrse para que el sistema se simplifique. Nadie se corre solo de una situación de poder. Entonces, qué hacer?







Vamos por parte, dijo el forense

Debo confesar que envidio la capacidad de los dictadores para encarar los problemas de la ciudad. Un dictador es una voluntad unitaria. Es puro acto. Interviene con energía absoluta. Puede poner los temas sobre la mesa y decidir. Opera aquí y allá. Si esa intervención se extiende en el tiempo, puede corregir errores. Sin embargo, la dictadura, esa forma de gobierno que en lo político se ejerce por la fuerza o el engaño, es el peor sistema de gobierno posible.

¿Cómo conciliar las formas democráticas de decisión con las urgencias de un cuerpo urbano moribundo? ¿Puede la sociedad darse el lujo de discutir indefinidamente el sentido de marcha de una calle, el trazado de un tranvía, el talado de un árbol, cuando el cuerpo de todos pide oxígeno?

¿Y los intereses particulares, por supuesto válidos por ser los motores del crecimiento, pueden hacer y decidir por sí mismos? ¿Pueden los dueños de los micros, los gremios de choferes, decidir por dónde deben ir los colectivos, cuando estos son la clave del movimiento urbano? ¿Pueden los dueños de un terreno, con algunos capitales, demoler el patrimonio arquitectónico para levantar discutibles pisos de rentas? Pueden. Si, todos pueden. Donde reina el caos de la fragmentación urbana, el interés sectorial está por encima del interés colectivo.
 
Pero vamos por partes, dijo el médico forense. Primero instalemos el debate.  Primero tengamos un flashforward.(Q)

miércoles, 11 de agosto de 2010

Blogósfera: advertencias para su uso





















Aunque en la nota anterior defendí a capa y espada a los blogs frente al periodismo, debo reconocer que en el fragor discursivo, dejé de lado algunas precauciones que suelo tener con los internautas.  Como fuente de datos, la blogósfera no es del todo seria. El blog no es una fuente infalible. 


En este universo virtual, muchos  hacen afirmaciones sin haber investigado, afirmaciones porque sí, como quien charla con un amigo y dice; "me parece que...". Esto está muy bien porque hace a la intimidad  con el lector, pero en todo caso, no viene de más una advertencia, un "habría que verificarlo".  (Un poco de humildad, camaradas bloggers)

Algunos internautas son más cuidadosos y confiables que otros. Dónde está entondes lo importante para el lector? En la credibilidad. Esa que se gana con  esfuerzo y honestidad. Hay autores a los que puedo citar sin dudar. Sé que antes de afirmar algo, lo han cotejado. 


En otros casos, sobre todo al googlear una palabra o frase, llego a lugares sin referencias previas (la red no discrimina) y tengo que hacer más de una consulta, porque veo contradicciones, superficialidad, imprecisiones, y entonces uno se dice, y este pibe, de dónde sacó esto? 



No existiendo una Gran Enciclopedia Universal que abarque todos los campos del conocimiento, estamos sometidos a la incertidumbre. Y hay que aceptarla, como fuerza de trabajo. La búsqueda de certezas nos lleva a nuevas preguntas. 

Es más importante una pregunta bien hecha, que diez respuestas, por inteligentes que fueran. Un blog que yo frecuento debe contener más interrogantes que certezas. Si no es así, desconfío de la honestidad intelectual del blogger, y lo que es peor, me aburro y lo cierro.




Empezamos hablando del fenómeno blogs versus periodismo. A decir verdad, son dos cosas bien distintas, pero complementarias. Qué intereses hay detrás de uno y otro? Qué es lo que mueve a cada cual a dar una opinión ? 



Hay interés sectorial en la prensa. Hay deseo de comunicación en el blog. Y aunque vengan degollando, de esa posición taxativa no me muevo. (Q)

jueves, 29 de julio de 2010

¿ Blogs vs. periodismo ?









¿Los blogs alcanzarán a desplazar a los medios tradicionales de comunicación? Tal es la pregunta que anda flotando a comienzos del siglo veintiuno.  

Umberto Eco afirma que el fenómeno  de desplazamiento no es nuevo, sino que comenzó cuando la televisión incorporó entre las novelas de la tarde, información de último minuto, adelantándose en mucho a la publicación del periódico.


Cuando lemos el diario, hacemos un repaso de lo que ya sabemos. Sirve quizá para darle contundencia al conocimiento, proceder a la fijación de la noticia. Al quedar reflejada en letras de molde, se vuelve más creíble. Pero las novedades, las verdaderas primicias, corren muy lejos del periodismo gráfico. 


Sin duda son los medios de información instantánea, los que  serán dueños del siglo 21. Además de la TV sobrevive la radio, que mantiene extrañamente su vigencia. Pero lo nuevo entre lo nuevo. son los diarios on line. Quiero saber que pasa? Miro en mi Blackberry, mi diario digital favorito me dice temperatura, humedad, y lo que dijo Maradona.


De cualquier modo, existe el importante tema de la credibilidad. Es aquí donde la inmediatez de los multimedios no alcanza, pues todos responden a sus intereses económicos y a su recorte ideológico de la realidad. La evidencia con que algunos medios se entregan al juego del poder, muchas veces llega a ser indignante. No sé porque me enojo, cada día, al ver que son tan obvios. Pero el poder funciona ahí.





Julián Porta  dice: "Los medios masivos de comunicación (tv, diario, radio) se transformaron en spam. Son tendenciosas, suelen convenir a alguien y por lo general, su nivel de veracidad es, cuando menos, discutible. La verdad, es que cada vez que intento leer el diario, termino agotado y con mucha, pero mucha decepción".


Luis Alberto Lecuna, más terminante en sus aseveraciones, no perdona a nadie: "Hay una tácita alianza entre el cuarto poder y el poder político, que termina bastardeando la información. Los intereses y necesidades económicas de los dueños de los medios, encuentran en los políticos que quieren perpeturase en el poder, un socio ideal, a costa de la credibilidad de las noticia." 







"Uno paga y el otro publica, lo que le conviene al que paga. Y en el medio, la gente, que gesta ese famoso artificio que es la opinión pública, a partir de una tendenciosa opinión publicada. Por eso ninguno de los grandes medios trata en profundidad los grandes temas: las cuestiones sociales y la forma de solucionarlas..."

En la vereda opuesta, el blog no se sostiene en el poder de la inmediatez, sino en la credibilidad. Con los blogs, ahora todos podemos ser periodistas.
                                           
"La irrupción de los blogs en el mundo de la telemática, ha permitido el surgimiento de un enemigo potencial de los medios tradicionales, porque cada persona puede transformarse en periodista, armando, diseñando y publicando su propio medio de comunicación, bajo el aspecto de una bitácora." 

Chela Soler dice además que el blog es un periodismo a medida, segmentado al máximo posible, y más creíble que el que se encuentra en TV, radios, diarios y revistas.


El futuro dirá si el blog, ese medio que no se apoya en el poder, es una estructura comunicacional sostenible, o es una moda que se desvanece en el mar de la web, como algunos ciber-adivinos han predicho. 


Por último, no importa la herramienta que el pensamiento utilice. No importa si sobreviven los blogs. Lo realmente importante es que la opinión independiente siga existiendo. (Q)


"Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada uno no conoce lo que vale, lo que puede y lo que sabe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir jamás la tiranía". Mariano Moreno

miércoles, 30 de junio de 2010

Avatar, cowboys y aliens






Sobre mi nota anterior "Avatar un tedio deslumbrante", cayeron algunas críticas. Los que defienden el contenido del film de James Cameron, tienen razón, es indiscutible su corrección. La lectura política es clara, tanto como fue en la película Dune de los años 80 y tantas otras. Habría que incluir aquí la mitad de las películas del oeste. Un mundo explotado, expoliado, amenazado de destrucción total por la codicia. Suena conocido. 


La novedad que incorpora el film, el "Avatar", la persona que se transporta al otro sin dejar de ser él mismo, y que termina identificado con ese ser más que con la persona original, vía concientización, vía ver y ponerse  en el lugar del otro, ya estaba presente en los western, por ejemplo, en "Un hombre llamado Caballo", donde un yanqui cautivo de los indios, termina adoptando su cultura y es quien dirige la lucha defensiva contra los blancos, al ver morir a su mujer indígena, embarazada. El "Avatar", la tecnología es otra, pero el desplazamiento del ser, es el mismo.

Tiene razón quienes me discutieron en las redes sociales, sobre la calidad de la película. Eso no significa que, en lo personal, como espectador, pueda opinar, pues no es un manifiesto, sino una obra. Que esperaba yo de Avatar? Lo que preanunciaba la publicidad y la crítica. Algo que me diera vuelta. Simplemente no ocurrió.



Es como cuando, hace un tiempo, me presentaron una muchacha que según mis amigos era mi perfecto complemento.  Por supuesto, no pasó nada. Más allá de lo subjetivo, y dejando de lado que era una linda mujer, no era para mí.

Cada uno carga sus experiencias vividas, lo visto, lo hablado, lo leído, toda esa carga, que nos transforma en individuos únicos. Este individuo dice que Avatar, pese a las expectativas, tampoco supera en emoción y contenido a una novela de SC FI de los años 50 (de las que he leído unas cuantas y me han conmovido hasta las lágrimas: sito La niña verde, todo Bradburry ) Además, el movimiento New Age de los 90 explotó en extremo estos temas, tanto que llegó a vaciarlos de contenido, como una remera del Che.




No sé si Avatar es una mala película, sólo que no respondió a las expectativas que de ella tenía. De cualquier modo, aclaré en la nota que estaba opinando en caliente, y que debía volver a verla. Muchas veces, con el paso del tiempo, he cambiado de opinión en cuestiones de artes y espectáculos. Pero que Avatar no me pegó, eso es cierto y personal.

Gracias por discrepar y decirlo, me obliga a revisar mi opinión. La voy a ver de nuevo. Promesa de blogger ! (Q)

sábado, 22 de mayo de 2010

Argentina es una de Stephen King

 












Veo en la tele: la presidenta habla a todo el país para dejar iniciados los festejos por el Bicentenario. Habla bien y le pone energía, pero... Cuánto peso para una sola persona. No porque sea mujer. Pienso en los últimos presidentes argentinos, me los imagino en estas pompas y tampoco me termina de cerrar.
Es que esta cuestión lleva demasiada carga, son dos siglos de país, y en ese tiempo pasó de todo. Pienso en la muerte y el exilio de tanta gente. De tricorno, chambergo, sombrero, boina o gorrito, todas esas cabezas pensaron y muchas de ellas después rodaron. Y no en un sentido metafórico.

Nuestra generación por ejemplo, la del setenta, que perdió treinta mil argentinos. Para darse una idea deben imaginarse una cancha llena de pibes muertos. Bueno, pero la realidad  fue aún mucho peor, secuestrados, torturados, violados, demembrados, arrojados al mar.


Desde el Centenario a la fecha, se han sucedido varios golpes militares, convocados por civiles que pretendían desplazar a sus enemigos por la fuerza. En cada uno de estos golpes, la violación de la Nación. Y antes todavía, la aniquilacion de los estados indìgenas, la vejación y esclavitud de sus mujeres, la muerte a sangre fría de los guerreros dueños de sus tierras y de sus hijos.


La destrucción de la naturaleza, bosques, estepas, pampas, la aniquilación de la flora y la flora nativa para dar paso a negocios inmobiliarios. Coronel X, ha derrotado al cacique Y pasa a ser propietario de las tierras Z que van desde el Atlantico a la Cordillera, Ah, el trinfo de la Civilización, el exterminio de la Barbarie!

Por lo que supe al estudiar Historia Argentina, la violencia ha sido una constante. Desde el mismo nacimiento. El siglo diecinueve fue una guerra de todos contra todos, de tacuaras contra fusiles, un rodar de cabezas y de tripas en las pampas o en las plazas de los pueblos.

No hay que buscar mucho. Las calles llevan los nombres de los responsables. Yo vivo en la calle Coronel X. Vos en la del General Y. Que hacemos con la culpa de nuestra inacción ante la historia, de no buscar activamente la justicia, de no honrar a los difuntos ?  Qué se puede esperar de un país construído sobre un enorme cementerio ?


La nuestra es una historia pavorosa. Este es el Bicentenario de un país caníbal. Si como dicen Dios es argentino, seguro vamos todos al horno! Por eso veo pequeñas a nuestras autoridades allá en sus palcos de Buenos Aires, no por ellas, sinó por el formidable peso de los fantasmas que las rodean.

La mayoría de la gente disfruta de un fin de semana muy largo y, según su rango y posición social, comen asado o toman un avión. Sin reflexionar en lo más mínimos sobre estos feos asuntos que esconde la llamada "argentinidad". Y en el momento oportuno limpian sus conciencias y gritan Viva La Patria !

Ahora los músicos del rock nacional cantan en el escenario del Bicentenario, veo la bandera y tengo que contener un lagrimón. Me siento incluido. No soy insensible al sentimiento colectivo, pero falta tanto por hacer...
Argentina es un argumento de Stephen King. Los miles de muertos de dos siglos no descansan y andan buscando justicia. Como zombies nos comen el seso. Es inútil esconderse. Nuestra historia mete miedo. Y así no hay patria posible. (Q)


lunes, 3 de mayo de 2010

Teretulias Literarias, manual de comportamiento

 




No hay cosa más atroz en las presentaciones literarias, ni nada que corra más al público que las largas sesiones de palabras, que intentan destacar una obra y termina a los bostezos.

En esos casos, cuando la verborragia excede lo razonable, suelo salir un momento, sigilosamente, a tomarme un café, o en casos de mayor hartazgo, una porción de muzarela y vino tinto. En esta técnica de evasión es muy importante llegar antes que todos se hayan ido, y poner cara de yo no fui. Es recomendable sentarse en los laterales del salón, ni muy atrás ni muy adelante, para tener libertad de movimientos.

Si el clima afuera es inclemente, una técnica recomenda es ir acompañado de un amigo o amiga divertido,  de esas personas afines que disfrutan sutilmente de las ironías, con las cuales uno se entiende con una mirada. Eso sí, reirse para combatir el aburrimiento es definitivamente de mal gusto, pero están permitodos gestos faciales de todo tipo.

Estas técnicas no intentan descalificar las presentaciones de libros, pero debo confesar que, siendo inevitables, las prefiero de breve duración, lo menos protocolar posible, y con la menor cantidad de vedetismo de las personas que  deban hablan. Mis respeto a los presentadores que agradecen a quienes colaboraron, que no se atribuyen todo, y que dejan lugar a los otros. Mis respetos a los comentaristas que improvisan, que tiene sentido del humor. Y respecto a los autores, en su día todo les esta permitido, menos la extensión insoportable.


En el caso de que la Tertulia Literaria pinte para plomo, si te has ubicado en el lugar indicado, vas a poder irte y no volver. Al salir vas a respirar profundo, disfrutando del espacio y del tiempo que vuelven a ser tuyos.

Como dije, a veces es mejor irse. Siempre vas a poder comprar el libro y mandarle vía mail una salutación al autor .(Q)

jueves, 29 de abril de 2010

El libro "Certamen Literario Ciudad de Mendoza"






Demoró pero al fin lo tuvimos! La presentación del libro "Certamen Literario Ciudad de Mendoza 2008" estuvo a cargo de las periodistas Mariana Guzzante y Patricia Rodón, la prof. Marta Castellino y el escritor Luis Álvarez Quintana."


El jurado del certamen había sido un lujo, integrado por escritores de prestigio a nivel nacional. Liliana Bodoc, Norma Huidobro y Marta Castellino, arbitraron en Cuento. En poesía estuvieron Víctor Redondo, Daniel Israel, y Adelina Lo Bue. La coordinación estuvo a cargo del autor de este blog.



Si no sos amigo de los actos culturales te recomiendo leer  aquí el "Manual de Comportamiento en las Tertulias Literarias", donde este blogger sugiere algunos trucos para combatir el tedio. Creemos, por la presencia masiva de público, y porque resistió hasta el final, no haber cometido el pecado de aburrir. Pero sigamos...

El evento fue en el Museo de Arte Moderno el jueves pasado y cumplió con las expectativas. Breve pero medular. A mí me toco la tarea de leer, que no es difícil, porque los trabajos son buenos.

Más duro fue seleccionar los textos. En poesía es mas sencillo ser breve, pero en narrativa tuve que ponerme las pilas para seleccionar algunas líneas que sin  ser muy extensas, obtuvieran el interés del público, dado que se trataban de fragmentos.




Anduvimos con buena estrella. Las presentadoras, agudas y encantadoras. Parcos para hablar los poetas. Locuaces los narradores. Me sorprendió esa coincidencia que tal vez corresponde a la naturaleza de sus oficios.

Claro que no todas fueron rosas. Uno de los autores me observó que al leer sus poemas había sido algo solemne, pero no sé... Las líneas extendidas en poesía, tienden a la solemnidad. Aparte de esto, creo haber salido airoso de la exposición pública, siempre riesgosa para un tipo tímido que la disimula.

Después llega el vino con los amigos  que te ayudan a diluir la tensión y te devuelven al simple hecho. Un libro es un triunfo. Sobre todo cuando lleva años de trabajo y se publican autores en su mayoría inéditos.(Q)

Poesía
“Electricidades” de Pablo Arabena hace honor a su título, “pues electrizantes son las imágenes, el ritmo el pensamiento..."

“Chocolate África”, de Eliana Drajer “es una protesta que apela a la ternura sin perder el tono lúdico de un ritmo acompasado”.

“Hoy voy a salir” de Inés M. Rodríguez, “es una lograda combinación de lirismo y humor”.
 Cuento

“Tiempos Rotos” de Pablo Enrique García. "La temática despiadada da una gran coherencia a la colección".

“Lo viste en las noticias” de Andrés Daniel de Cara "toma de fuentes muy diversas, con humor y también horror”.

“Veleidades del amor” de Diego Niemetz: "se destacan los ambientes ambiguos y el manejo del erotismo”.





La Municipalidad de Mendoza tomó el riesgo de confiarme la coordinación del Certamen 2008, a traves de Micaela Taber, su Directora de Cultura. Mi amiga Patricia Rodón  fue un soporte fundamental con sus  consejos, y Silvia Cicchitti, con su trabajo incansable.(Q)

martes, 27 de abril de 2010

Chile es lindo, pero se mueve demasiado

(via lovegifs, gifference)


Que hago, voy o no voy? Algún día tiene que ser. Más vale pronto que nunca, pero, y si esperamos que se quede quieto? No vaya a ser que, con lo que se mueve ese país, apuntemos con el auto a Viña y terminemos en Concepción.

Si hasta el presidente anda mareado. Según los últimos informes, el hombre ha sufrido toda clase de desatinos, seguro secuelas del terremoto. Por ejemplo, estuvo a escasos centìmetros de perder la naríz por una ataque de un lobo de mar enemigo de las promesas vacías.

Días atrás cruzó corriendo una gran Avenida de Santiago, donde estuvo a punto de ser chorizo. Y así, se resbaló de una roca en Constitución, a orillas del mar. Después se le resbaló la lengua en un discurso cuando dijo de que luego del terremoto, había ocurrido un  "marepoto". No es chiste. "Marepoto". Lo dijo de verdad, pero seguro que los desatinos son por los mareos que producen los movimientos del piso.

El presidente de Chile nombró colaboradores en medio del tembladeral. Un encubridor y socio de nazis de la Colonia Dignidad, lugar de abuso y desaparación de personas. Encumbró a empresarios y políticos ligados a lo peor de la derecha.

Les cuento, en la era Pinochet creo no haber ido nunca a Chile, a pesar de estar a 200 Kms de la frontera. ¿Se me volverá a dar esta abstinencia de océano? ¿Qué me frena más, un gobierno de lo peor o los terremotos?

Si tremendos personajes se marean tanto, qué se puede esperar de un humilde turista? Qué hago, voy o no voy a Chile. Y si me agarra un marepoto? (Q)



Nota: se cumplen dos meses de la tragedia, mi solidaridad con los hermanos chilenos que perdieron tanto.

sábado, 10 de abril de 2010

Los límites de la televisión


Cuántas personas somos en los vericuetos de nosotros mismos? Cuántas de ellas trabajan de sicópatas? Podríamos preguntarnos cuántas son carpinteros o diseñadores o cocineros o verduleros. Pero hoy quiero hablar de los Yo sicópatas. Mejor seria decirlo por su nombre: de nuestros amigos, los asesinos seriales.

En el gran espectáculo universal que llamamos televisión, cada uno vé (nadie te obliga) aquello que le interesa, o mejor decir: aquello con lo que, por negación o afirmación, se identifica. Como millones de personas, yo también soy adicto a ver series de TV de asesinos. No quiero verlas, pero simplemente como dice un adorable serial: "es que no puedo evitarlo"

Tiempo atrás, las aventuras debían incluir sexo y violencia. Hoy el sexo se ha trasladado a los canales explícitos donde todo secreto es revelado. No hay arma ni disparo del cuerpo humano que no se vea, no hay movimiento, actitud y líquido que no se muestre. 

La pornografía ahora se revela y se muestra como un simple código para adultos. Hoy la pornografía es la maqueta en escala real del sexo humano. Como hay consentimiento entre las partes y códigos que establecen que todos deben gozar de sus actos, se despoja de todo carácter inmoral.


Pero en la fiesta del asesino que desafía al sistema, que se burla, ese no pide permiso, el otro en cuestión, la víctima está lejos de gozar. Vive la tortura y el infierno. El serial acecha, mata, descuartiza y esconde los restos. Mientras nosotros espiamos sus actos, sospechosamente identificados con él, más que con el pobre policía que arma el rompecabezas para atraparlo.


Y si te queda una duda de hacia donde van nuestras perversiones, mirá Dexter aquí, o Mentes Criminales aquí, y después me contás porqué la gente de Disney  invierte millonadas en culebrones donde vos espiás las perversiones elevadas a la enésima potencia.

La fórmula de sexo y violencia ha funcionado en el cine y la televisión durante el siglo veinte. Pero a ese casamiento exitoso le llegó la hora del divorcio. Hoy el sexo importa poco, se ha ido a lugares especializados donde pasa de todo pero nunca pasa nada. De tan explícito ha adquirido cierta inexistencia. 

Hoy el sexo como tal es apenas es el hermano pobre de la violencia. Una violencia extrema que es la droga, el éxtasis del espectador. Aunque hay que aclarar que el sexo no se puede tapar, y que es el motor secreto del  Señor Asesino, que el sexo está escondido en forma de imposibilidad y que pretende realiza sus fantasías orgásmicas con la negación de la vida.

Es entonces cuando curiosamente, lo que era pura violencia, se transforma en un sexo  de poder enorme, en  la forma más atractiva para el público: la monstruosa sexualidad de la aniquilación  del otro. El crimen es una sexualidad negada y sublimada en la aniquilación del otro.


Supongo que el SUDES, (Sujeto Desconocido) en la ficción o realidad, disfruta tanto su tarea como yo al escribir ésto. Sólo que él goza de más atención pública, goza de toda la atención pública. Los medios y los mediáticos caen rendidos. En cierto aspecto, un asesino es un artista con audiencia garantizada.

En esta sociedad tan aburrida de sí misma, que eleva al asesino serial a la categoría de semidios de un Olimpo llamado Caja Boba.(Q)




martes, 9 de marzo de 2010

Fiesta de la vendimia, un asunto personal





La mayoría de los visitantes de este blog son extranjeros, por lo que corresponde que explique que en mi ciudad de Mendoza, en el oeste argentino, el vino es lo más importante. Somos unas de las Diez Capitales Mundiales del vino. La Fiesta de la Vendimia, que ocurre cada año en marzo, es el evento turístico-cultural más importante.

Gané el concurso de Libreto para la Fiesta  Nacional de la Vendimia del año 1997. El espectáculo se llamó "Vendimia del Vino Mágico", y giraba en torno a la búsqueda de un vino perfecto. Esta búsqueda, que tenía como protagonista a un alquimista, se remontaba a los orígenes del vino, el viaje a América, y su trabajoso arraigo en nuestra tierra. 

En la década del noventa el vino mendocino empezaba a ser premiado en todo el mundo, la idea argumental era destacar estos lauros. Claramente tenía un sentido promocional del vino mendocino, que es lo que interesaba.

El guión, que fue seleccionado ganador en forma unánime por el jurado, era bueno para ganar un concurso, pero con una excesiva carga argumental. En otras palabras, que a nivel carpeta, el trabajo estaba de diez, pero para llevarlo adelante, era necesario una gran experiencia, para simplificarlo.


El director artístico seleccionado fue un coreógrafo con cierta experiencia en vendimias, pero con el cual no pude intercambiar palabra, pese a los esfuerzos para que me escuchara.Y lógico, zapatero a tus zapatos, el hombre hizo lo que sabía hacer. Entonces, ese director general pasó a ser solo un coreógrafo general.

LLegé a pensar que la fiesta se hizo sola. Por "tradición espontánea". La puesta de la vendimia del 97, resultó ser un "algo" que me a mí se me antojó "retro-futurista", una cruza de ópera y ballet más apropiado para el Berlín de los años 50 que para la Mendoza de los 90. Ví la fiesta sentado en las graderías como un espectador más y quedé tan desorientado como cualquiera. Y como a cualquiera del público, igual me gustó. Cuando vas al anfiteatro vas dispuesto a ser seducido.

Del espectáculo que yo había concebido en mi mente, nada. Ni la línea argumental, ni los cuadros, ni la música. Y ni siquiera las pocas palabras con que el director quiso orientar el argumento.

Al ser recitadas arbitrariamente, pasaron a ser simples glosas. Las pocas palabras que obedecieron al guión original también fueron combinadas con "nuevas ideas". Por lo tanto, la obra que se presentó no fue basada en mi mi libreto, sino en una idea propio del director, que quizá leyó mi libreto. Vista la falta de respeto al texto e ideas ganadas en concurso, no sólo de parte del director, sino del Ente Vendimial,  pensé en iniciar acciones legales, como ya habían hecho antes de mí otros libretistas, con escasos resultados.

Antes de ventilar en los medios y la justicia estos asuntos, pensé otra estrategia más directa para calmar mi orgullo herido. Hice algo que no se hacía. Reclamé formalmente los derechos de radio y televisión, que nunca se pagaban a los autores. Con este argumento y una simple nota, obtuve el visto bueno de Argentores, una impensada suma de dinero, que me permitió pagar mis deudas.
Esto no es una ironía: la vida es extraña, pronto se vino la crisis del 2001, y sin esa recompensa, hubiera tenido serios problemas financieros. Estaré siempre agradecido a la Fiesta Nacional de la Vendimia su oportuna generosidad, pese a que la fiesta, debiendo ser reflejo de mis ideas, me fué completamente ajena. (Q)

lunes, 8 de marzo de 2010

Vendimia, mezquindad y esfuerzo


No me puedo sustraer, cada año, de la Fiesta de la Vendimia en Mendoza. Con sus dimes y diretes, con su mezcla de mezquindad y esfuerzo,  sigue siendo un festejo auténtico. Mi participación en las ligas vendimiales tiene su historia. Mi suegro, Lidio Gonzales Werten, creador de las cajas lumínicas, me había incorporado clandestinamente al anfiteatro en 1977, en plena dictadura. Desde entonces, ha corrido mucha agua bajo el palco de las reinas. 
De mi amistad y colaboración de muchos años con Abelardo Vázquez y sus amigos, me quedó un cierto conocimiento del arte vendimial, que pude desarrollar en varias fiestas departamentales, como jurado y en el libreto de esa Fiesta Nacional 1997, pero sobre todo aprendí ese gustito por la ironía, esa mueca burlona, con el que los maestros de la vendimia enfrentaban la vida.(Q)

viernes, 5 de marzo de 2010

Chile es un boxeador alto y delgado.







Y se terminó de podrir el pescado, decimos de este lado de la cordillera en estos casos. Lo último que necesitaba Chile era este terremoto en plena transición política. Las circunstancias en que ocurre sorprenden al gobierno de Bachellet en otra. Yéndose. 

A Piñera no se lo vé con energía. No es éste el escenario que preveía la derecha para asumir. A las dudas y contramarchas del gobierno, se le suma la falta de liderazgo del inminente mandatario. Al menos parece que no va a terminar en una represión indiscriminada, que sería el colmo. Pero el hedor de los cuerpos en la costa, cada día es más fuerte.

Uno se hace algunas pregunta. La principal: Dónde está el capitán?  La situación es caótica. No me canso de ver en TV pueblitos abandonados, gente llorando, pidiendo agua, comida. Donde después de cinco días no ha llegado nadie. Pregunto, donde llega CNN, no puede llegar el gobierno? Lo peor no son las estructuras edilicias, que en general soportaron un sismo destructivo.

La falla increíble, lo fatal, fue la falta total de comunicaciones. Hillary, la rubia canciller del norte se dió el lujo de bajar del avión y entregarle a la presidenta chilena: 20 teléfonos satelitales! Y en esto tienen razón los yanquis. El gesto es el mensaje.

Sin comunicaciones no hay seguridad, no hay aviso de tsunami, no hay coordinación de ninguna clase. Este es el veradero colapso. Chile. Un país como un boxeador muy alto y delgado que recibe una piña en el hígado. Se quiebra y cáe.(Q)

martes, 2 de marzo de 2010

Dolor por el terremoto de Chile





La palabra prójimo se asemeja demasiado a la palabra próximo. No es extraño, es una simple cuestión de percepción del dolor. La solidaridad es proporcional a la distancia.

El terremoto de Chile se nos vuelve más doloroso en primer término, por la proximidad. Apenas cuatroscientos kilómetros separan mi ciudad de Santiago, otro tanto al epicentro, la región del Bio Bio. Nos separa la cordillera de los Andes, pero a esta altura de la historia nadie puede creer que es infranqueable. 
Mendoza nació de esa corriente colonizadora del oeste. La capital de la región de Cuyo era Santiago hasta 1786. Después la ciudad creció  como puerto seco obligado, preparatorio antes de cruzar el macizo andino. Mis bisabuelos vivían, trabajaban, estudiaban, se casaban, indistintamente, a ambos lados. No existiría ésta Mendoza sin Santiago de Chile. De niño me crié escuchando radios trasandinas. Mi madre pintaba, yo leía, y en la radio siempre canciones de los Plateros, de Elvis. Curioso, repetían los clásicos de primer pop norteamericano. Escuchar radios chilenas era una puerta al mundo.
Después, con la madurez, escaparse, cruzar la cordillera cada vez que se pudiera, soportar los caracoles y las aduanas y los caminos angostos con camiones, hasta empezar a sentir el gaznido de las gaviotas. La costa del Pacífico, Viña del mar, Valparaíso, los pueblitos pequeños. Estar frente al océano más grande del mundo  en el atardecer, por ejemplo, mirar el horizonte y el sol tragado de a poco, dejar que la oscuridad lo invada todo y escuchar  el rugido de las olas, y caminar hasta mi cabaña, donde ya están empezando a cocinarse los mariscos y donde yo me sirvo un pisco y me quedo sereno. Chile es una costumbre mendocina.

Me doy cuenta que me niego a hablar de la tragedia. Parece que no termino de salir de la coraza. Habrá que esperar que aclare. No es bueno hacer literatura en estos casos. No sé que pueda decir, que no se haya dicho desde el sábado en que la tierra sepultó la tranquilidad. Sigo las noticias de una manera obsesiva.  La distancia que separa Chile de Mendoza es poca. El dolor por el terremoto es mucho. (Q)